That 1 Guy || Donna Rushing

that1guyMi hermano mayor, Bill Watson, estaba obsesionado con un músico conocido como That 1 Guy. Un año, cuando fui a visitarlo a nuestra casa familiar en Fort Worth (Texas), me dijo: «¡Mira esto! ¡Hace toda esta música él solo, con un instrumento que ha inventado él! No sé cómo lo hace, pero escucha esto…» Y puso a todo volumen la música de That 1 Guy en los altavoces del viejo estéreo de papá (de esos tipo vitrina, construido por él mismo, que ocupan todo lo ancho de la pared de la habitación, ya sabes). Estaba ALTA. Era electrónica, y rock, y riffs de guitarra, y cuerdas, y ritmo y una buena voz, profunda y gutural. Al año siguiente fui a verlo otra vez y dijo: «¡Mira esta música! Es de That 1 Guy…» Yo: «Lo sé, lo sé, me la pusiste el año pasado…» Bill: «Y hace toda esta música él solo con un instrumento que ha inventado…» Yo: «Ya lo sé, Bill; ya me lo has dicho…» Y puso otra vez That 1 Guy a todo volumen por los altavoces.

Anoche volví de un viaje a Vancouver a tiempo para pasarme por The Wild Buffalo y tratar de llegar a la última actuación de That 1 Guy. Por desgracia, no llevaba dinero, y para una hora o menos de música, no me apetecía correr a sacar 15 dólares para menos de una actuación. Se lo conté al portero y sonrió un poco, pero siguió siendo el portero. Así que me quedé en la acera, donde, gracias al volumen, podía oír a That 1 Guy y verlo conjurando su música extraña e incluso hermosa en el escenario. Hablé con un par de personas que estaban delante del bar —un artista y un borracho feliz al que habían echado a patadas— y respiré demasiado humo de los cigarrillos de la gente. Después de unos 15 minutos, me quedé prácticamente sola saltando al ritmo de la música para mantenerme en calor. El portero abrió la puerta y me hizo un gesto para que entrara. Llegué al último par de canciones de la actuación, y luego That 1 Guy tocó un estupendo y largo bis. Lo miré y pensé en Bill y en que estaba mirando a That 1 Guy por él y en que le habría encantado verlo en vivo. That 1 Guy en vivo y Bill vivo.

Luego hice cola para decirle a That 1 Guy que mi hermano mayor Bill había estado obsesionado con él: lo oía en la radio, luego compró su cedé (que desapareció con todo menos dos de sus cedés después de su muerte, otra historia para otro momento). Me contó que acababa de tocar en Fort Worth. Le conté que mi hermano había muerto hacía unos años. Dijo que lo sentía. Me dio las gracias por contarle la historia y le pregunté si podía darle un abrazo. Ojalá hubiera pensado decir: «Todos morimos». Ojalá me hubiera regalado un póster gratis. Ojalá Bill y yo hubiéramos podido verlo juntos. Pero eso fue todo lo que pude hacer, así que le di un abrazo.

That 1 Guy (texto original del relato, en inglés). That 1 Guy, el músico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Traducciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s